La sucesión legal

La sucesión, a falta de testamento, se defiere por disposición de la ley: ésta es la que se llama sucesión legítima, legal, intestada o abintestato. Es un sistema en defecto de disposición del causante, y por tanto de rango inferior a la sucesión voluntaria, a la que nunca se sobrepone. El legislador, no habiendo dispuesto el causante, dirige el nombramiento hacia los familiares, teniendo en cuenta los grados más próximos y el cónyuge. Nuestro sistema combina la sucesión preferente de ascendientes y descendientes con la cuota usufructuaria del cónyuge viudo. En conjunto, el elenco de posibles sucesores llamados por la ley viene dado por el Código Civil, quien dice que, a falta de herederos testamentarios, la ley defiere la herencia a los parientes del difunto, al viudo o viuda, y al Estado. Por tanto, la sucesión intestada se produce cuando por cualquier causa no existe o deviene ineficaz la institución de heredero, sea en la totalidad o en parte de los bienes del causante. La sucesión legítima tiene lugar:

  • Cuando uno muere sin testamento, o con testamento nulo, o que haya perdido después de su validez.
  • Cuando el testamento no contiene institución de heredero en todo o en parte de los bienes, o no dispone de todos los que corresponden al testador. En este caso la sucesión legítima tendrá lugar solamente respecto de los bienes de que no hubiese dispuesto.
  • Cuando falta la condición puesta a la institución de heredero, o éste muere antes que el testador, o repudia la herencia sin tener sustituto y sin que haya lugar al derecho de acrecer.
  • Cuando el heredero instituido es incapaz de suceder.

La sucesión testada, por tanto, está relacionada con los testamentos anulables e ineficaces:

  • Testamento nulo absoluto. Nulo, aparentemente existente, pero no existe en realidad. Ej. testamento por menor de 14 años, falta de requisitos de forma, etc.
  • Testamento nulo relativo. Existe el testamento pero tiene vicios importantes. Plazo de 15 años para subsanarse.
  • Testamento anulable. Susceptible de subsanación. Ej. violencia, intimidación, incapacitado judicialmente, etc. Transcurridos 5 años sin que nadie ejercite la acción de anulabilidad, el testamento será válido.

INFORMACIÓN Y PRESUPUESTO ON-LINE